Seleccionar página

¿Cómo sanar un Tatuaje en 4 simples etapas?

 

 

Oscar Ruin

Un tatuaje es una herida abierta la cual requiere de mucho cuidado para no afectar el resultado final y arruinar el arte. Al igual que cualquier herida, el tatuaje pasará por diferentes etapas en su proceso de sanación. Durante este proceso es muy común y fácil entrar en pánico al no entender que está pasando con el tatuaje, en especial si es nuestra primera experiencia. Por esta razón en Tattmapp, nos dimos a la tarea de recopilar importante información de parte de diversos artistas y fanáticos de los tatuajes para que sepas qué esperar del tatuaje mientras pasa por este proceso y así evitar ir a hacer alguna tontería asustados de que el tatuaje no esté saludable y se eche a perder por completo.

Antes de empezar, es indispensable escoger bien al tatuador. Todos tenemos metabolismos distintos y reaccionamos diferente, pero cuando elegimos al tatuador correcto, podremos estar seguros de confiar en sus recomendaciones. El proceso de sanación toma aproximadamente un mes y durante este tiempo, es importante escuchar y confiar en nuestro tatuador. Ahora, si encontramos algún problema serio como dolor intenso, olor extraño, u algún otro claro indicador de que algo no anda bien hay que acudir al médico, sin pensarlo dos veces.

Etapa 1: El cuidado inmediato despúes de tatuarse

En este momento todo se ve maravilloso, no solo por la emoción de haber superado el dolor y tener una nueva obra de arte en la piel, sino que además el tatuaje recién terminado se ve fresco, brillante y saludable. Sin embargo, en este momento el tatuaje es una herida fresca y abierta, por lo que se tiene que cuidar con mucha delicadeza. Por lo general el tatuaje recién hecho es cubierto por el tatuador y es recomendable mantenerlo así en las primeras horas, incluso durante el día y primera noche.

Etapa 2 : Cuidado del Tatuaje del segundo día hasta los 7 días después de tatuarse.

Al día siguiente de realizado el tatuaje podemos retirar la cobertura. Es común encontrar algo de humedad o líquido. Esto generalmente es plasma combinada con tinta vieja que el cuerpo ha eliminado como parte del proceso de sanación. También podes sentir algo de calor e inflación en la zona del tatuaje. Esta es una reacción normal del cuerpo mientras elimina bacterias y forma coágulos de sangre que le ayudan a cerrar la herida y regenerar la primera capa de piel.

Etapa 3 : Semana 2 y Semana 3 después de tatuarse.

Entre la primera y segunda semana, el plasma y los glóbulos blancos tienen que haber formado un grano alrededor del área tatuada. Para este momento el tatuaje ya no es una herida abierta. Es normal que el tatuaje te empiece a picar y molestar un poco, e incluso que no se pueda apreciar muy bien el arte, pero hay que evitar rascarse o arrancarse el grano. Este punto es vital en el proceso de sanación y lastimar el tatuaje en este momento podría afectar seriamente el acabado final. El grano se irá cayendo por su propia cuenta.

Etapa 4 : Tercera Semana después de Tatuarse

Después de la tercera semana, el grano alrededor del tatuaje se tiene que haber caído solo y aparecerá la piel nueva. Es importante no decepcionarse aquí porque el tatuaje se puede ver un poco opaco, pero se debe a la piel nueva. Conforme la piel nueva vaya sufriendo la exfoliación natural de las células muertas, esta se irá viendo igual al resto de la piel del cuerpo y el tatuaje se verá mejor y más brillante.

Finalizado el proceso, es cuestión de darle el cuidado normal que le das a la piel, para que se mantenga saludable. Recuerde que el tatuaje es una herida y aunque los tatuadores saben lo que hacen no son médicos. En caso de cualquier reacción extraña o severa no dude en consultar con un especialista.