Seleccionar página

5 Consejos para soportar el dolor al tatuarse

Oscar Ruin

No hay gloria sin sacrificio y no hay tatuaje sin dolor… El que diga que tatuarse no duele es un completo mentiroso o nunca se ha tatuado nada. Sin embargo, esto no tiene porqué alejarte de la idea de poder tener un tatuaje en el cuerpo. Ciertamente, todos tenemos diferentes rangos de tolerancia al dolor, pero a pesar de creer que somos sumamente sensibles al dolor, con simples consejos que hemos recopilado en TattMapp, podés minimizar considerablemente el sufrimiento y así alcanzar el sueño de tener un tatuaje en el cuerpo.

1. Llega relajado a la sesión

Lo más importante es llegar tranquilo y relajado a la sesión. Entre más tenso o nervioso se esté, más doloroso será el proceso. Por el otro lado, al igual que a un examen académico, entre más preparado estemos mejor nos va a ir, por lo tanto es importante saber qué queremos tatuarnos y en dónde.

El tipo de tatuaje, estilo, dimensiones y zona dónde sería tatuado el diseño van a determinar en mucho el dolor que podrías sentir. Un tatuaje de gran tamaño, con muchos colores, en una zona delicada del cuerpo y con muchos detalles va ha ser muchísimo más doloroso que uno pequeño, en una zona del cuerpo menos sensible y de un solo color.

Si es la primera vez que te vas a tatuar, lo recomendable es empezar con algo pequeño, pero si estás segura o seguro de lo que quieres y donde lo quieres y sabes de antemano que ocupas sesiones largas, es recomendable que hables antes con expertos, tanto tatuadores como amigos que ya hallan pasado por una experiencia similar.

2.Hidratación

Es recomendable tomar bastante líquido antes de la sesión, incluso podes llevar una botella con agua. Estar bien hidratado no solo nos permite mayor tolerancia al dolor, sino que además el cuerpo se mantiene fuerte por más tiempo, soportando sesiones más largas. Sin embargo, evita excederte porque tampoco es recomendable detener la sesión cada vez que sienta ganas de orinar. Por lo tanto, intente ir al menos una vez al baño antes de que la sesión inicie.

3.Entretenimiento

El tiempo vuela cuándo se disfruta, por lo tanto es bueno tratar de estar lo más entretenido posible durante la sesión del tatuaje. Por lo general, los estudios y tatuadores son muy flexibles sobre qué se puede usar o tener con uno durante el proceso. Considera llevar un reproductor de música, un libro, tal vez hasta una película en el teléfono móvil, la idea es mantener la mente ocupada y alejada del dolor el mayor tiempo posible.

Una buena conversación siempre es una buena opción para matar el tiempo, pero si su tatuador no es de los que les gusta hablar, lleve a un amigo o a su pareja.

Otra opción útil es llevar juguetes para estrés, como bolas para apretar con la mano. Tensar los músculos al apretar un objeto con la mano o morder algo, puede reducir el dolor de manera significativa. De hecho, es una técnica que se usa para reducir el dolor de las mujeres durante la labor de parto. Aquí hay algunas ideas:

Pelota antiestrés

Mancuerna para fortalecer el agarre de las manos

  • Protector bucal
  • Chicle / Goma de mascar
  • Caramelos masticables
  • Toalla

4.Respiración

Controlar la respiración es un ejercicio esencial para lidiar con el dolor. En los momentos de mayor estrés y dolor es recomendable exhalar lenta y profundamente y repetir el ejercicio unas tres veces y hacer un intervalo. Evita mantener la respiración durante estos momentos, ya que solo vas a producir más dolor.

Una respiración lenta, profunda y controlada nos va a ayudar además a poder sostener la misma postura por más tiempo. Lo ideal es empezar lo más cómodo posible, pero si la postura no es la más cómoda o el dolor le está obligando a moverse, mantenga la calma, respire tranquilamente y de aviso a su tatuador para que este pueda detenerse y evitar así dañar el diseño.

5.El tiempo necesario

No importa que tan impacientes seamos, si es necesario descansar no hay que tener temor de pedir un tiempo, de hecho, la mayoría de los tatuadores constantemente preguntan a sus clientes cómo se sienten y si necesitan un descanso. De ser así, no dude en pedir un tiempo, recupérese y continúe con la sesión.

Hay personas y tatuadores que son muy organizados y establecen de previo la longitud de las sesiones. Por ejemplo, una sesión de 3 horas, la pueden dividir en 3, así cada 50 minutos sabrás que solo tienes que soportar 10 minutos más antes de poder descansar un poco.

Como siempre lo más importante es hablar bien con su tatuador y seguir sus recomendaciones, pero ya con estos consejos tenes una buena base para hacer de la sesión de tatuaje un poco más llevadera.